Un diseño de tu web desacertado hará que los usuarios salgan corriendo de ella, a pesar de que tu contenido sea bueno, dicen que la primera impresión cuenta mucho. Por lo tanto, es ideal que los visitantes se sientan cómodos, que sus colores sean familias, y que sobre todo se tenga una tipografía que permita ser leída. Asimismo, se debe tener en cuenta que ello influirá de forma positiva en el SEO, ya que al aumentar la estancia del usuario en la web disminuirá el rebote.

  1. Utilizar colores familiares

Hay que entrar un poco en la psicología del color, para saber lo que inspira en las personas, ello deberá ir de acuerdo con la temática. Por ejemplo, el rojo es pasión, calor, etc.; el verde es de naturaleza, esperanza, etc. Todo ello influirá en el lector y habrá que utilizarlas a nuestro favor.

web

  1. Utilizar colores contrastantes

Mezclar los colores puede ser algo difícil, ya que no existe nada más frustrante que tener tres colores separados y al unirlos no encajen. Es entonces que será esencial utilizar las paletas de colores pre-establecidas.

  1. Utilizar solo tres colores

Al utilizar más de tres colores crearás distracción por todos lados, es entonces que lo recomendables es no exceder de ese límite ya que lo más importante es que el contenido pueda ser leído. Se puede utilizar dos principales y otro complementario.

  1. Dos tipografías como máximo

Lo principal de las tipografías es su legibilidad, es entonces que deben ser fáciles de leer para el usuario. Una será para el contenido y otra para los títulos, ésta última tiene ser llamativa.

  1. Contraste entre las tipografías y fondo

La tipografía debe tener contraste entre el fondo, es posible que se pueda jugar con los tamaños, cursivas, negritas y hasta colores porque la diferencia es lo más importante. Sin embargo, se tiene que ser coherente y siempre usar la misma estrategia en los otros post.